NOTAS DE LAS PRODUCTORAS

 

Vanessa Ragone, Haddock Films

La producción de un film tiene mucha similitud con la imagen de una gran colmena, plena de intenso trabajo. El paralelo es pertinente en Todos tenemos un plan, porque la metáfora de las colmenas y el funcionamiento productivo de las abejas recorre toda la película y es posible trasladar esa idea a su proceso de producción.

Para poder realizar Todos tenemos un plan hicieron falta muchas abejas obreras, incansables y dispuestas a afrontar todo tipo de desafíos con decisión e imaginación, y capacidad resolutiva. No hubo zánganos en nuestro equipo. Sólo un gran trabajo de grupo decidido a concretar las ideas de la “abeja reina”, nuestra directora.

Producir cine en Argentina es trabajar para hacer realidad el proyecto que un director nos propone. Su mirada, su manera de narrar, su relación con los actores, su propuesta estética, todo ello es lo que lleva a un productor argentino a asumir los riesgos, los desafíos y las responsabilidades de una empresa tan compleja como la de producir un film.

Todos tenemos un plan es un guión que conozco desde hace más de 5 años, un proyecto que siempre me sedujo pero que tenía importantes complicaciones logísticas que lo hacían poco viable para una producción puramente argentina.

La llegada del imprescindible Viggo Mortensen al proyecto, la asociación artística y financiera con Tornasol Films de España, la asociación con Fox International y Fox Distribution, más el acompañamiento de Partners habituales de los proyectos de Haddock Films –Telefé (Televisión Federal Argentina), Ars Magna Films- permitieron retomar el proyecto en condiciones adecuadas, y realizarlo.

Para Haddock Films y para mí como productora, producir Todos tenemos un plan fue dar un paso más hacia delante, luego del gran reconocimiento que significó obtener el Oscar a Mejor Película Extranjera en 2010, por El secreto de sus ojos.

Reunir a una figura de la talla internacional de Viggo Mortensen con nuestros mejores actores locales, llevar adelante con éxito y sin ningún inconveniente el complejo proceso de producción en las Islas del Tigre, en el agua, bajo la lluvia, entre abejas enojadas, con buena cantidad de efectos especiales, durante largas semanas invernales, fue una experiencia enriquecedora y valiosísima. Más de un productor amigo me confió que creía que no íbamos a lograrlo. Pero lo logramos, en tiempo y con todo lo que el guión requería y hoy Todos tenemos un plan es un film intenso y poético con proyección internacional que vuelve a poner al cine argentino en una vidriera que es observada por Festivales Internacionales y por cinematografías de otros territorios.

Como productora de un país que tiene una larga trayectoria cinematográfica y que tiene el desafío actual de ser capaz de exportar su cine al mundo entero, me siento feliz y orgullosa de Todos tenemos un plan.

El arte, la fotografía, el vestuario, la música, los sonidos ambiente, la marcación actoral, el ritmo de montaje, cada elemento del film se conjuga para dar como resultado un relato cinematográfico que atrapa y seduce desde su guión, pasando por sus rubros técnicos y encarnándose en las extraordinarias actuaciones de todo su elenco.

Todos tenemos un plan es un film de profundo contenido humano, anclado en un paisaje muy especial. Habla de cuestiones universales sin perder su identidad específica. Y eso es quizá nuestro mayor logro de equipo. Haber podido traducir una gran idea, un gran guión en un film a su altura. El triunfo de la colmena.

Vanessa Ragone
HADDOCK FILMS

 

Mariela Besuievsky, Tornasol Films

Conocimos el proyecto de “Todos tenemos un Plan” cuando se presentó en el Taller de Guiones de la Casa de America que dirige Gerardo Herrero. El guión ganó luego el premio“ Julio Alejandro” que da la SGAE y comenzamos a pensar en participar en él. Lo analizamos con nuestra socia, la productora Argentina Vanessa Ragone. La historia transcurría en su mayoría en el Tigre, en el agua o en islotes solo abordables con lanchas, era una historia complicada y costosa para ser una primera película. El entorno era un personaje más. Mantuvimos numerosas reuniones con Ana, su directora y guionista y le comentamos que sólo con un nombre importante podríamos financiarla, y armar la coproducción. Ana tenía en mente a Viggo, pero por aquel entonces aún no lo conocía y conseguirlo parecía algo inalcanzable. El tiempo pasó y asumimos que quizás el proyecto fuera irrealizable. Pero tiempo después, quizás un año o más Ana nos volvió a llamar para contarnos que tenía a Viggo interesado… Volvimos a reconsiderar entonces junto a Vanessa y Gerardo Herrero retomar la producción. Vanessa y los equipos de Haddock Films y Tornasol Films se pusieron manos a la obra para hacer un plan de trabajo y presupuesto a fin de determinar el coste de la película. Tal como nos habíamos imaginado era una película de un presupuesto mas elevado de lo habitual para una coproducción entre Argentina y España. Tanto Telefé de Argentina, como Televisión Española se sumaron al proyecto. Mientras seguíamos con la búsqueda del resto de la financiación se realizaron varias versiones del guión donde colaboraron con sus notas guionistas como Ana Cohan y la directora Julia Solomonoff, así como Vanessa y yo. Fue un proceso muy intenso, muy creativo. Hacia octubre de 2010 FiP (Fox International Productions) se interesó en el proyecto, en Argentina se había incorporado Ars Magna como Productor asociado. Después de Berlín 2011 cerramos la financiación, las fechas de Viggo, que además se incorporó como productor asociado a la película, y el resto del casting, lo que nos permitió empezar la pre producción. Ésta fue larga porque como Viggo hace dos personajes requería que le creciera la barba entre el rodaje de algunas secuencias en Buenos Aires y el rodaje del resto de la película en El Tigre. Por lo tanto hicimos un primer día de rodaje, que fue como un gran ensayo general en Abril 2011 y arrancamos el rodaje principal 6 semanas después con un Viggo ya barbudo.

Para el resto del casting contamos también con actores de primera línea y mucha experiencia como Soledad Villamil, y Javier Godino con quienes ya habíamos trabajado en “El Secreto de sus ojos” o Daniel Fanego con quien también hicimos “Luna de Avellaneda”. Con Sofía Gala también habíamos trabajado en “Tetro” en un papel más pequeño. El rodaje fue largo para el standard de una película independiente, 9 semanas entre El tigre, Buenos Aires y los Estudios de Ciudad de la Luz en Alicante.

El montaje se realizó en España, pero también los montadores viajaron a Argentina, y gracias a las nuevas tecnologías se pudo hacer esta postproducción con un Océano de por medio. Para la música contamos con dos músicos excelentes como Lucio Godoy y Federico Jusid, ambos de origen argentino, lo que les permitía conocer la sonoridad del lugar y aportar muchos matices.

La película es de una belleza muy particular, su director de fotografía Lucio Bonelli retrató el Tigre con gran personalidad, lo que nos permite a los espectadores viajar al Tigre con el protagonista, y a su vez vivir las sensaciones que el entorno le causan. La película se estrenará en muchos países del mundo donde ya está vendida y empezará a caminar sola. Cuando uno convive tanto tiempo con un proyecto el momento en que la película hecha a andar es de mucho vértigo ya que cobra vida propia, sale del laboratorio y le pertenece al público.

Todos tenemos un Plan ha sido un gran viaje para todos los que trabajamos en la película y nuestro Plan es que la gente pueda también compartir este viaje con nosotros.

Mariela Besuievsky
TORNASOL FILMS